Cristina Fernández de Kirchner continúa con su campaña a escala humana por la provincia de Buenos Aires, realizando visitas sorpresivas a personas y establecimientos que fueron afectados por las políticas del gobierno de Cambiemos, sin presencia de la prensa ni actos que necesiten demasiada infraestructura. Ayer, la ex presidenta compartió la tarde con más de 30 mujeres que administran comedores infantiles en “El Milagro del Monte”, un merendero en la localidad de Quilmes, cuya presidenta es María, una de las personas que la acompañaron el 20 de junio pasado en el acto de lanzamiento de Unidad Ciudadana en el estadio de Arsenal y a la que CFK le había prometido una visita. 
Como en otras actividades que realizó por el territorio bonaerense, el diagnóstico sobre la situación cotidiana fue poco auspicioso. Todas las mujeres que dialogaron con Cristina Kirchner coincidieron en destacar el aumento de los costos de los alimentos en los últimos meses, que crecieron al igual que la cantidad de chicos que concurren a sus comedores por no poder satisfacer sus necesidades alimenticias en su hogar. Además, destacaron la ausencia de los gobiernos de la nación y de la provincia para abordar los problemas que viven de forma cotidiana y vienen en aumento desde hace un año y medio. 
“No tenemos alimentos porque el gobierno no aporta nada. A mí me gusta cocinarle a los chicos la comida cómo se debe: pollo, carne, salsa y ahora no tengo nada. Solo yerba”, dijo María, la anfitriona. Gladys, encargada de un merendero en Lanús Oeste, contó que en los últimos meses no solamente alimentan niños sino que cada vez hay más familias que acuden para poder tener una comida. “No solo vienen los chicos sino también vienen los padres”, dijo. Raquel, que lleva adelante una tarea similar en Lanús Este, aseguró que cuando abrió el comedor acudían 25 chicos pero que “lamentablemente todos los días se multiplican”.
Finalmente, cuando decidió tomar la palabra, CFK agradeció a las mujeres “porque sacan de sus propias necesidades para ayudar al otro”. La ex presidenta destacó que “las que siempre empiezan con comedores y merenderos son mujeres” y que no se trata de “casualidad” sino de “sensibilidad y solidaridad” entre las mujeres. Además, destacó la tarea hecha por María en “El Milagro del Monte”, donde además de la contención alimentaria, brindan apoyo escolar, talleres de arte, costura, comida y promoción a la salud para vecinos y vecinas de la zona.