lunes, 3 de julio de 2017

San León II

San León II

En Roma, en la basílica de San Pedro, san León II, papa, conocedor tanto de la lengua griega como de la latina, amante de la pobreza y de los pobres, que acogió las decisiones del Tercer Concilio de Constantinopla.

San León, que era originario de Sicilia, fue elegido para suceder al papa san Agatón a principios del año 681. Su breve pontificado ha pasado a la historia sobre todo porque fue él quien confirmó las actas del sexto Concilio ecuménico (Constantinopla III), que había condenado a los monotelitas y censurado al papa Honorio I por no haberse mostrado suficientemente firme respecto de esos herejes. Los monotelitas afirmaban que hay en Cristo una sola voluntad, en vez de distinguir la voluntad divina y la humana, «...sin división, sin conmutación, sin separación, sin confusión, según la enseñanza de los Santos Padres; y dos voluntades, no contrarias -¡Dios nos libre!-, como dijeron los impíos herejes, sino que su voluntad humana sigue a su voluntad divina y omnipotente, sin oponérsele ni combatirla, antes bien, enteramente sometida a ella» (Constantinopla III, Dz. 291).

 San León mandó trasladar las reliquias de numerosos mártires de las catacumbas a la capilla que había construido con ese fin. Mons. Duchesne ha demostrado que san León construyó también la iglesia de «San Jorge in Velabro», que fue la iglesia titular del cardenal Newman. El Liber Pontificalis alaba el celo que San León demostró como maestro y predicador, así como su caridad con los necesitados. Era un predicador elocuente y un músico muy hábil. El Liber Pontificalis hace notar que el santo Pontífice conocía a la perfección el griego y el latín; pero eso era algo normal entre los sicilicianos del siglo VII.
León II (Mesina, ¿? - Roma, 3 de julio de 683) fue el papa n.º 80 de la Iglesia católica desde 682 hasta su muerte.

Elegido papa en enero de 681, inmediatamente tras la muerte de su predecesor Agatón, fue el encargado de cerrar el Sexto Concilio Ecuménico.

Sin embargo, su consagración como pontífice no se produjo hasta más de un año después, el 17 de agosto de 682, debido a que el emperador bizantino Constantino IV no confirmó la elección hasta que se anuló la excomunión que el citado concilio había decretado sobre el papa Honorio I por sus afinidades con el monotelismo.

Durante su pontificado, de menos de un año, puso fin definitivo al conflicto que enfrentaba al papado con el obispado de Rávena, el cual no reconocía la supremacía papal sobre la base de un decreto dictado por el emperador bizantino Constante II que establecía que los obispos de dicha ciudad no necesitaban ser consagrados por el papa.
San León, Papa segundo de este nombre, fue siciliano, hijo de un médico llamado Pablo, que le educó en la virtud y letras humanas. Dedicado al estudio de la Sagrada Escritura y Santos Padres, sobresalió tanto, que no se conocía joven de su época más sabio que León, Promovido a los órdenes sagrados, era el ejemplo de todo el clero romano por sus costumbres, sabiduría y santidad de vida. Muerto el Papa Agatón en 10 de Junio de 683, fue colocado San León en la Silla de San Pedro.
Principió su pontificado confirmando el sexto Concilio Ecuménico, tercero constantinopolitano, convocado contra los monotelistas, y que presidió su antecesor Agatón por medio de sus legados. Expidió diferentes leyes para perfeccionar la disciplina eclesiástica, reformó el canto que llamamos Gregoriano y compuso nuevos himnos para el Oficio divino. Era de vida tan austera que estragó su salud con el rigor de las penitencias. Sus rentas eran para los pobres; acostumbraba a decir que deseaba morir pobre por asistirlos a ellos. Falleció el día 28 de Junio de 681 y fue enterrado en la iglesia de San Pedro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario